Saltar al contenido

VENTAJAS DE LA ELECTRICIDAD FRENTE AL PROPANO Y BUTANO

A la hora de escoger el mejor sistema de consumo de electricidad para el hogar debemos previamente analizar las características del hogar, esto es, la distribución de las habitaciones, con tal de conocer los usos que se le va a otorgar. Por ejemplo, si la unidad familiar se concentra en el salón la gran aprte del día, no será necesario realizar grandes instalaciones en el interior.

Por último, atender a la zona geográfica en la que se encuentra el edificio o la vivienda en cuestión también ayuda a determinar el tipo de consumo eléctrico apropiado. Así, no es lo mismo vivir en un primero que el sexto piso, donde la luz natural del Sol penetra mejor. Es muy importante recapacitar sobre estas cuestiones que nos garantizan la eficiencia energética.

La eficiencia energética es un objetivo que todos debemos alcanzar a la hora de instalar sistemas en el hogar o adquirir dispositivos como electrodomésticos o material electrónica. Su doble vertiente permite que los usuarios no solo logren un ahorro en el consumo de recursos de la casa sino que, además, y en consecuencia, también se experimenta un notorio ahorro en las facturas del mes.

La electricidad ofrece la posibilidad de instalarse en los hogares de manera cómoda y segura. En este artículo se pretende explicar porqué este sistema resulta más beneficioso para las viviendas que el propano o las bombonas de butano, dos fuentes de energía bastante contaminantes para el planeta.

Ventajas de la electricidad

El sistema de electricidad para la vivienda posee una serie de aspectos positivos que satisface por completo tanto a hogares como a oficinas, entre los que destaca:

– La energía eléctrica se transporta y se distribuye a los inmuebles de una forma muy sencilla. Las infraestructuras de transporte se han fabricado acorde a sus características.

– Su acceso llega a lugares alejados de las grandes ciudades, como las zonas rurales.

– La electricidad contribuye al alumbrado público de las calles, pues funcionan con aparatos electrónicos. La oscuridad por la noche ya no existe gracias a su contribución.

– Además, nos dan la oportunidad de comunicarnos con gente de todas las partes del mundo, pues hace que funcione el router y todos los dispositivos digitales de la vivienda, como los ordenadores, televisores y los cargadores de los teléfonos móviles inteligentes (smartphone).

Para los sistemas de calefacción, las ventajas de la electricidad son superiores a las que pueda ofrecer las bombonas de butano, ya que es fija. Si bien es cierto que ambas son ideales para viviendas pequeñas, la razón por la que predomina la electricidad es porque el sistema de calefacción por butano exige que cada cierto periodo de tiempo el usuario adquiera botellas en estaciones de servicio y se transporten a casa. Este proceso, que se realiza cada mes y medio, altera por completo la vida de los usuarios, que tienen que permanecer todo el tiempo pendientes de que no se termine el suministro. En cambio, la electricidad garantiza un suministro continuo, ya que se no se acaba ni se ve interrumpido a un precio muy económico. Por otro lado, la electricidad permite un ahorro energético que no se percibe con el propano canalizado. Es difícil estalviar en las facturas con un depósito de gas propano. Su precio, además, no se puede pactar con la compañía distribuidora, ya que depende de lo que establezca el Gobierno, y suele ser más caro que de otros sistemas que en la actualidad se encuentran hábiles en el mercado.

La electricidad, además, genera mucho más calor que este gas. De este modo, la comodidad de los usuarios queda garantizada, pues en las estaciones más fría