Saltar al contenido

¿COMO AHORRAR ELECTRICIDAD?

El precio de la electricidad ha ido creciendo de manera exponencial, sobre todo en estos últimos años. Por eso, en ocasiones, se nos plantea la difícil tarea de ahorrar energía para que la reducir números en la factura eléctrica. Antes se podría decir que esto era complicado, pero a día de hoy existen manera para poder llevar a cabo un consumo responsable que, al mismo tiempo, permita ahorrar a nivel económico.

Los hogares españoles consumen electricidad por encima de sus posibilidades. Este problema se achaca al uso excesivo del aire acondicionado o el hecho de dejar conectados ciertos aparatos electrónicos, como el teléfono móvil o el ordenador, que derivan en sobrecostes en las facturas eléctricas. Practicar el ahorro en la electricidad en el hogar es un proceso sencillo porque tan solo hay que cambiar ciertos hábitos. A veces no es necesario disponer de una gran instalación para reducir de manera drástica el consumo, sino que, más bien, todo es cuestión de creatividad: realizar una pequeña reforma en el sistema y la redecoración de la vivienda pueden contribuir al cambio. Puede que estas opciones impliquen un desembolso de dinero que no se contemplaba. No obstante, es importante que se vea como una inversión que a largo plazo nos devolverá los beneficios.

En este sentido, uno de los consejos que más se aplica a este supuesto del usuario por querer reducir gastos, sería el de comparar previamente las diferentes tarifas de luz en el hogar. Parece lógico, pero la mayoría de los casos en los que se gasta mucha electricidad es porque no se tiene contratada la tarifa adaptada a los usos y necesidades del hogar.

En este sentido, la tarifa de discriminación horaria también constituye una de las mejores opciones para ahorrar en electricidad, ya que se paga un precio menos elevado durante la noche, de tal manera que si el usuario trabaja durante el día, puede disfrutar de un mayor descuento.

Una acción que cuesta poco y por la que los huéspedes de un hogar debería empezar para ahorrar gastos es en el cambio de bombillas, pues las incandescentes, que suelen ser las más habituales, incrementan la factura de la luz. Las luces LED, consumen hasta un 80 % menos que las convencionales, según los expertos. Además, tienen una durabilidad mayor que las habituales, una media de diez años.

Otra apuesta interesante para el usuario es la domótica. Su entrada ha supuesto un paso muy grande en la evolución de sistemas para controlar el hogar de manera automatizada. Su sistema permite, por ejemplo, programar una lavadora o abrir las persianas a una determinada hora, de tal manera que se aprovechan los recursos, además de consumir lo justo.

En este sentido, si la caldera ya está en desuso y, por ende, el usuario necesita cambiar de instalación eléctrica, el autoconsumo supone el mejor aliado para realizar una inversión a largo plazo para ahorrar en recursos y economizar los gastos.

De este modo, los paneles fotovoltaicos captan la radiación solar para ofrecer una energía más limpia y menos costosa al hogar. Su nueva regulación permite, además, el autoconsumo compartido, esto es, que una comunidad de vecinos se beneficie de su uso. Este modelo de consumo asegura un ahorro de más del 60 % en las factura eléctricas.

Por último, dejar los aparatos electrónicos en stand by, es decir, en modo pausa, puede suponer alrededor del 10 % de la factura eléctrica. Dispositivos como la televisión, el ordenador o los teléfonos móviles no precisan de cables para conectarse, por lo que es necesario que una vez se encuentren al 100 % de batería, saquemos los cargadores de los enchufes, porque sino seguirán gastando más y más energía.